Modelo MOOC para la gestión de la información: SocialBiblio

(Este post fue originalmente publicado el 12 de septiembre de 2012)

Se acabaron las vacaciones y toca volver a darle a la tecla. Regreso a la rutina, la monotonía, los atascos, las prisas, el colegio y los afortunados al trabajo.

La vuelta de vacaciones suele ser una excusa para plantearnos nuevos objetivos, actividades o planes para despejarnos del día a día. A algunos les da por coleccionables, a otros por apuntarse al gimnasio, o por estudiar alemán. Todo va por barrios y por gustos. El problema es que los bolsillos de los españoles tienen cada vez más agujeros y actividades que nos gustarían hacer son en algunos casos prohibitivas…

Pero siempre hay cosas que se pueden hacer gratis y no por serlo son de peor calidad o menos gratificantes.

Sobre esto quería hablar hoy, de la formación gratuita. Para los interesados en aumentar sus conocimientos en areas de biblioteconomía, documentación y gestión de la información os presento un proyecto alternativo, basado en la formación en línea que explota al máximo el entorno 2.0 y es totalmente gratuito. Se trata de SocialBiblio , un proyecto MOOC (Massive Open Online Course) en el que podemos asistir a sesiones impartidas por profesionales expertos en diferentes áreas en las que podemos encontrar clases de “SEO para principiantes”, “Recursos documentales para la investigación” o “El community manager: Gestor de información y comunicación 2.0” que son una pequeña muestra de las 22 sesiones que se han ofrecido desde el pasado mes de enero.

Las artífices del proyecto y cofundadoras de SocialBiblio son María García-Puente, licenciada en Documentación por la Universidad Carlos III de Madrid, postgrado en Habilidades Informacionales en Ciencias de la Salud (UOC). Actualmente es la responsable del área de biblioteconomía de los hospitales de Torrejón de Ardoz, Torrevieja y Elche y Paula Traver, licenciada en Humanidades (UJI), en Documentación (UOC) y Máster Oficial en Sociedad de la Información y el Conocimiento (UOC). Actualmente trabaja como Bibliotecaria-Documentalista y Community Manager del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón.

Hace unas semanas me puse en contacto con ellas para que os contasen a todos/as más de SocialBiblio. Os animo a que echeis un vistazo a SocialBiblio, seguro que encontraréis algo de interés:
1. ¿Cómo y cuándo surgió la idea de SocialBiblio?
SocialBiblio nace a partir de una necesidad de crear algo útil para la sociedad, de ofrecer una alternativa a las opciones de formación que existían para los profesionales de la información en forma de proyecto colaborativo con filosofía 2.0. Nosotras, Paula y María, habíamos trabajado anteriormente juntas, aunque siempre a distancia por vivir en diferentes ciudades. En octubre de 2011 empezamos a darle vueltas al asunto y nos pusimos manos a la obra. Redactamos un documento en el que íbamos analizando lo que queríamos, lo que pretendíamos y cómo podría hacerse. En noviembre de ese año empezamos a crear la web, la dimos a conocer en diciembre y en enero de 2012 comenzamos con las sesiones.

2. ¿Cuál es el objetivo de SocialBiblio?
El objetivo es ayudar a todos los que necesitan mejorar y aprender habilidades relacionadas con la gestión de la información, tanto si son profesionales especializados en biblioteconomía y documentación como si son personas interesadas en adquirir este tipo de conocimientos. La filosofía de SocialBiblio es la cooperación, es crear una comunidad de práctica donde cualquier persona puede aprender y, lo que es más importante, también enseñar. Queríamos poner en marcha algo que pudiera llegar a todo el mundo, sobre todo teniendo en cuenta la importancia de la formación en el momento actual a la hora de buscar y encontrar trabajo.

3. Ofrecer algo gratuito y con ponentes y expertos en diferentes áreas relacionadas con la información y la documentación no es habitual. Lo normal es que estos cursos sean bastante caros ¿No habéis recibido algún tipo de crítica o zancadilla de asociaciones, fundaciones o empresas encargadas de impartir cursos similares pero de pago?
En SocialBiblio ofrecemos charlas de una hora de duración, donde los ponentes se prestan a compartir su tiempo y sus conocimientos con otras personas. No hemos tenido problemas de este tipo porque los webinar de SocialBiblio son un punto de apoyo para que luego, quien quiera, pueda seguir formándose por su cuenta o a través de las asociaciones o academias. En este sentido, lo que ofrecemos es diferente a una formación reglada y por tanto quien acude a nuestras clases lo hace con un objetivo diferente. Queremos que los alumnos conozcan todas las salidas profesionales de las carreras relacionadas con la gestión de la información.

4. El proyecto se basa en la utilización de la plataforma WizIQ y su difusión a través de las redes sociales. ¿Qué os hizo elegirla?. ¿Supone algún coste mantenerla?
Ya habíamos probado la plataforma con otro servicio similar y nos pareció muy completa y fácil de usar. Además, para los alumnos no supone ningún coste registrarse, y eso nos terminó de convencer. Nosotras nos creamos un perfil de profesor en la plataforma, que también funciona como comunidad, y decidimos pagar la cuota de usuario premium para ofrecer un mejor servicio a los usuarios. Este servicio premium tiene unos costes anuales que corren por nuestra cuenta. De momento no recibimos subvenciones de ningún tipo, pero creemos en nuestro proyecto y por eso hemos querido invertir en él, empezando por la plataforma.

5. Siempre hay temas que interesan más o menos a los usuarios. Hasta ahora, ¿Cuál ha sido la sesión que más éxito ha tenido?
La sesión que más éxito ha tenido es la de “Community manager: gestor de información y comunicación 2.0”, impartida por Julián Marquina, a la que acudieron casi 500 alumnos, algunos de ellos asistentes en directo y otros en diferido. Es un tema que suscita mucho interés entre nuestros seguidores y Julián Marquina es una gran referente como community manager en nuestra profesión, por lo que mucha gente quiso aprovechar la oportunidad de escuchar sus recomendaciones en vivo.

6. El horario de las sesiones son los miércoles a las 22:00 ¿No os da miedo enfrentaros al horario de máxima audiencia en televisión con partidos habituales del Real Madrid o del FC Barcelona con la Champions de por medio?
La verdad es que ninguna de las dos somos muy futboleras y al elegir el día y la hora no tuvimos en cuenta el fútbol. Sin embargo, esto no ha impedido que acudieran alumnos a todas las sesiones. También es verdad que al ser una clase online y que además se queda grabada, el tema del fútbol no es un problema. De hecho, en estos momentos hemos lanzado una encuesta para saber la opinión de nuestros usuarios y la mayor parte de ellos prefiere continuar asistiendo a los webinars de SocialBiblio en este horario, que es fácil de compaginar con la jornada laboral y familiar, además de compatible con los horarios de otros países, principalmente de Latinoamérica.

7. Internet elimina fronteras. Aparte de España ¿Desde qué países se conectan los usuarios para disfrutar y participar de las charlas?
Además de España, tenemos muchos participantes de Latinoamérica, principalmente de Argentina, Chile y Colombia. Algunas conexiones desde Estados Unidos, Europa o incluso tuvimos a alguien conectado desde Swazilandia. Hay que tener en cuenta el idioma en el que se imparten los webinar, el español, así que eso implica que haya pocos extranjeros, aunque sí hay algunos alumnos portugueses/brasileños que participan en su propio idioma. Afortunadamente no hemos tenido problemas para comunicarnos con ellos.

8. Mantener el orden en un aula con tantos alumnos debe ser difícil ¿Existe algún tipo de moderación?. ¿Habéis tenido algún troll?
Nos dividimos las tareas y mientras una de nosotras modera las clases y el chat, la otra se encarga de dinamizar la conversación generada en Twitter y en Facebook durante la retransmisión de la charla. La gente que se anima a entrar en las clases viene porque cree en el proyecto, así que además de ser muy respetuosos unos con otros no tienen problemas en compartir también sus conocimientos a través del chat y cooperar en el buen funcionamiento de la clase. Sólo una vez tuvimos un troll en Facebook, pero pudimos controlarlo sin problemas.

9. Además de tener una conexión a Internet, un PC, y una cámara web ¿Qué requisitos han de tener los ponentes seleccionados para impartir charlas en Socialbiblio? ¿Y para asistir a las clases como alumno?
Tanto los ponentes como los alumnos necesitan tener ganas de compartir sus conocimientos, aprender y de formar parte de algo grande. En cuestiones técnicas, sólo es necesario contar con un ordenador con conexión a Internet (recomendable ADSL para poder seguir el streaming sin problemas), sonido y, si eres ponente, una cámara web y micrófono. Para acceder a las clases es preciso tener un perfil en WizIQ y haberse apuntado a la clase previamente.

10. Hasta ahora muchos expertos de diferentes áreas han participado en las actividades. ¿A quién os gustaría tener impartiendo una jornada?
Todo aquel que quiera participar y tenga algo que aportar relacionado con la gestión de la información es bienvenido. Cualquier persona puede ser experto en un tema, así que no tenemos predilecciones. ¿Tú te animas a participar como experto?

11. ¿Cuál ha sido la anécdota más divertida de Socialbiblio?
Hemos tenido varias, como el sorteo de una taza a la pregunta más original que se hiciera durante el webinar sobre la Wikipedia. También, relacionado con el fútbol, hemos tenido ponentes que preguntaban por cómo iba el partido y los alumnos que comentaban en el chat de la clase cuándo se había marcado un gol. Es bonito el ambiente tan informal que se crea en las clases, porque da una sensación de cercanía entre profesores y alumnos, a pesar de la distancia física.

12. Dejando atrás lo andado y aprendido hasta ahora ¿Cuál es el futuro de Socialbiblio?
Por ahora, de cara a esta segunda temporada (de septiembre a diciembre de 2012), estamos actualizando la web con nuevos contenidos y alguna sección nueva. Además en este tiempo vamos a crear un proyecto de expansión de SocialBiblio en Latinoamérica, para crear webinars en un horario más accesible para los usuarios de América del Sur y que respondan a necesidades formativas más específicas de esta área. Seguimos con la intención, también, de crear otro encuentro presencial con los amigos que se quieran apuntar, puesto que ya hicimos una en mayo de este año y fue muy positivo poder desvirtualizar a parte de los miembros de esta comunidad.

250.000 horas invisibles y una ignorancia supina

(Este post fue originalmente publicado el 23 de julio de 2012)

Se acabaron los días de vino y rosas. Bienvenidos a la gran depresión. Podría titular de cualquier manera este post para hablar de lo que se nos viene encima, pero elegido la forma en la que una compañera de profesión ha descrito la situación por la que está pasando. Vivimos en un país arruinado o más bien que han arruinado malos gestores durante varios años. Cada político ha ido arrancando una piedra de las columnas que sostenían el Estado del Bienestar para construir sus propios palacios en los que viven inmunes al mundo exterior.

Este pesimismo de lunes se ha acrecentado después de leer un comunicado de la responsable de documentación de RTVV. En el texto Lola Alfonso Noguerón indica como el departamento que gestiona es responsable de importante patrimonio audiovisual de la Comunidad Valenciana, en concreto 250.000 horas que con los durísimos recortes corren, entre otros grave peligro de gestión y conservación. La reducción de personal en un departamento en concreto que no ha crecido de manera exponencial, ni está sobredimensionado, vuelve a pagar las consecuencias de malos gestores y peores políticos. Os recomiendo la lectura de la carta que copio íntegramente a continuación y que también podéis leer directamente del original siguiendo el siguiente enlace.

250.000 horas de imágenes de archivo en RTVV: INVISIBLES

Los profesionales de la televisión saben que sin imágenes de archivo no se puede hacer televisión. Desmantelar la Unidad de Documentación con el despido de 18 documentalistas del ente de RTVV y 2 Técnicos superiores de documentación, más el personal auxiliar administrativo, auxiliar de servicios y operadores de equipos, es ignorar completamente el funcionamiento de los flujos de trabajo en los archivos televisivos y la obligatoriedad legal de invertir en preservar y custodiar materiales audiovisuales.

Este centro de documentación no es externalizable. Podría serlo en una empresa privada de televisión, cuyos fondos pertenecen a un grupo privado que puede decidir archivar o reciclar sus cintas. Hablamos de dinero privado. Pero en este caso, se trata de fondos de imágenes, de memoria audiovisual que han sido pagados con los impuestos de todos y generados por empresas de radio y televisión a cargo de los Presupuestos de la Generalitat Valenciana. RTVV ha sido empresa pública, hasta el pasado jueves, cuando las Cortes Valencianas modificaron su ley de creación.

Quienes somos profesionales de la documentación, archivos y bibliotecas estamos habituados a que se desconozca el trabajo que se realiza en nuestros centros. Es el tiempo de que dejemos de ser invisibles porque tenemos impacto económico y patrimonial.

En Radiotelevisión Valenciana se está planteando un ERE en el que se despide al grueso del equipo de los documentalistas. Es escandaloso que tanto Pricewaterhouse como el bufete de abogado de Garrigues propongan despedir a 18 documentalistas y 2 técnicos superiores en documentación. Desconocen que si se para el centro de documentación y se cierra el archivo no se puede hacer televisión. Ni Canal 9, ni Nou 2, ni el canal 9/24. Esta área necesita personal. ¡Qué poco visibles somos para quienes deciden y tienen el poder de establecer las prioridades! Sin embargo, que lo puedan hacer no significa que sea la mejor opción. 6 profesionales no son suficientes por mucho que cambie el modelo de televisión.

Habrá que pedir ayuda a los abogados más especializados en temas de archivo y preservación de fondos públicos, fondos audiovisuales materiales y bienes inmateriales de naturaleza tecnológica, de relevancia patrimonial, para que en la medida de lo posible quienes decidan estén más y mejor documentados.

Un archivo de imágenes de televisión sólo garantiza su subsistencia si se mantienen los procesos de adaptación tecnológica y migración a nuevos formatos. Si en 1989 había 11 profesionales de documentación ¿cómo es posible que ahora planteen dejar a 6? ¿Acaso creen que los procesos digitales evitan personal? ¿Es que el coste de recursos en preservación se ha obviado? ¿Han tenido en cuenta que el personal del ente ha aprobado una oposición y los contratados aprobaron sin plaza porque no había suficientes? ¿Sabían que esta Unidad es la que menos creció desde 1989 en personal y estructura en todo en el Grupo RTVV?

Realmente quienes han realizado este estudio parece olvidar este archivo, pero me cuesta creer que desconozcan la legislación 1/2006, 5/2007, 7/2001 o Orden/CUL/1014/2007, etc. Lo que me hace pensar una vez más que no han previsto qué documentalistas gestionarán las 250.000 horas y cómo digitalizar los fondos de la videoteca que suponen miles y miles de horas. Habrá que seleccionar imágenes y programas convirtiéndolos en ficheros de vídeo, ponerlos en explotación y salvaguardarlos. Todo ello por mandamiento legal, porque se ha de preservar. En los archivos de televisión, la obsolescencia de los soportes es intrínseca, por lo que no invertir es destruir. Espero que los responsables del ERE se documenten y que respeten al excelente equipo de profesionales que está en la unidad de documentación de RTVV. Ellos realizan sus funciones perfectamente, tienen experiencia profesional, ocupan puestos de trabajo de formación específica, en varios casos disponen de dobles titulaciones, son polivalentes funcionalmente, tienen grandes capacidades técnicas, habilidades para adaptarse a las exigencias técnicas, realizan buenas prácticas profesionales…

Los documentalistas de televisión son personal dinámico, polivalente y multifuncional, profesionales que hacen posible que el informativo se enriquezca y obtenga una calidad que sin este trabajo sería imposible, que están preparados para las eventualidades del directo, que recogen el trabajo de los cámaras, guionistas, periodistas, realizadores, productores, auxiliares, operadores… lo estructuran, analizan, catalogan, describen, clasifican e indizan para después, antes las peticiones múltiples y diversas, resolver rápida y eficientemente las búsquedas. Los documentalistas son profesionales preparados y ahora están a las puertas del despido.

Como responsable de la Unidad de Documentación, lo que más lamento es que quienes han planteado y dado estas soluciones de ERE o no se han documentado, o no se han querido documentar, o no quieren saber nada de documentación. Ignoran la gestión de las 250.000 horas, con lo que muestran una inopia, un analfabetismo y una ignorancia supina.

Un bien público no puede ser apropiado por un particular. Un manuscrito del siglo XV forma parte de un proceso de patrimonialización cultural y no es transferible a un individuo o empresa privada. Los bienes públicos se deben preservar y divulgar para revertir en la sociedad que los ha hecho posible en tanto han sido creados a partir de recursos y fondos públicos. La ley de mecenazgo 49/2002 desarrolla incentivos fiscales que puede hacer interesante invertir en digitalización de fondos bibliográficos y documentales a empresas privadas, pero el personal técnico, en este caso los documentalistas y profesionales que conocen perfectamente los fondos y los sistemas de bases de datos, tendrán que marcar las directrices de digitalización y migraciones, no un empresa privada subcontratada donde prevalecerá lógicamente el interés económico y rentabilidad frente a la obligatoriedad de salvaguarda de los bienes patrimoniales que son la memoria visual de la Comunidad Valenciana.

Lo dicho: 250.000 horas invisibles y una ignorancia supina.

Lola Alfonso Noguerón
Cap de la Unitat de Documentació de RTVV

Las joyas del archivo británico: “Britain from above”

(Este post se publicó originalmente el 26 de junio de 2012)

El 25 de Junio en Reino Unido se presentó la página web Britain from Above, o lo que es lo mismo “Gran Bretaña desde el cielo”. La web contiene una base de datos con más de 16.000 fotografías aéreas captadas entre 1919 y 1953. Son una pequeña parte del total que se podrán ver online en 2014 cuando estén accesibles las cerca de 95.000 imágenes del fondo.

Las imágenes pertenecían a la compañía Aerofilms Collection y en 2007 fueron adquiridas por el Gobierno de Inglaterra debido a la mala situación económica por la que pasaba la compañía y ante el lamentable estado de conservación de las fotografías y negativos que estaban a punto de perderse para siempre.

El origen de Aerofilms Collection está en final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los pilotos de guerra Francis Lewis Wills y Galude Grahame-White decidieron crear la compañía posicionándose entre los pioneros en la toma de imágenes aéreas.

El material adquirido por el patronato English Heritage ha sido sometido a complicados procesos de restauración para su futura conservación y todo el material está siendo debidamente catalogado y analizado. Parte de esas imágenes han sido digitalizadas y ahora están accesibles a cualquier persona de todo el mundo con conexión a Internet. Los creadores de la base de datos han buscado también que los usuarios enriquezcan el archivo mediante el llamado “crowdsourcing”, una tendencia nueva que permiten la tecnología 2.0 en el que los usuarios interactúan con el archivo enriqueciéndolo identificando lugares y aportando nuevos datos.

La fotografía que acompaña este texto es de 1921 de la Torre de Londres y del Tower Bridge.

Los archivos, enemigos de los mentirosos

(Este post fue originalmente publicado el 7 de junio de 2012)

Los medios de comunicación tienen últimamente sus archivos y hemerotecas a pleno rendimiento. Debido a la agitación política de los últimos años por la crisis económica, se ha potenciado el uso de este tipo de archivos como arma política. Son una fuente de información que sirve para complementar y contrastar otras noticias que surgen en el día a día.

Mi padre siempre ha dicho que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, y yo lo confirmo y además añado que el mejor medio para descubrir a un mentiroso es recordarle sus declaraciones o sus actos. Pero no quiero enfangarme en el lodo de mierda en el que se bañan a diario nuestros políticos de uno y otro lado, eso me es indiferente, todos mienten en mayor o menor medida y el que demuestre lo contrario que levante la mano.

No seré yo el que descubra el valor de los archivos de los medios de comunicación, aunque parece que en muchos casos habría que recordar a los usuarios que si ese archivo existe y los documentos se localizan no es por obra del Espíritu Santo o de los que se encomiendan a San Google. Detrás de un archivo hay un trabajo, mucho trabajo de varias personas, un trabajo que desgraciadamente desde mi punto de vista está infravalorado y en lo que respecta a España, cada vez más.

En fin, yo quería centrarme en el valor que tienen las imágenes de un archivo audiovisual. Uno de los primeros en darse cuenta de ello fue el polaco Boleslaw Matuszewski y todo gracias a una grabación suya en Rusia. Boleslaw Matuszewski trabajó como camarógrafo para los hermanos Lumiere y filmó importantes actos como la coronación del Zar Nicolás II.
Si hay un hecho que cambió el concepto del valor de la documentación audiovisual fue una grabación que sirvió para desmentir una acusación que suponía un incidente internacional entre dos naciones. Boleslaw Matuszewski, filmó en 1897 la visita de Félix Faure, Presidente de Francia a San Petersburgo durante un viaje oficial a Rusia. A los pocos días de esta visita, el canciller alemán Otto von Bismarck acusó a Félix Faure de no haberse descubierto la cabeza ante la bandera de Rusia al desembarcar en San Petersburgo, lo cual en aquella época era considerado como una grave ofensa. Pues bien, gracias al documento audiovisual grabado por Boleslaw Matuszewski se pudo demostrar que Bismarck mentía y se evitó un incidente internacional que tenía mala pinta…

Fue en ese momento cuando se empezó a plantear el valor histórico de la documentación audiovisual. En 1898 Boleslaw escribió “Une nouvelle source de l’histoire” donde ponía de manifiesto la necesidad de preservación de este tipo de documentos y la creación de archivos nacionales que custodiasen y conservasen ese tipo de material.

Este es sólo uno de los ejemplos, de los primeros y más importantes del valor histórico de los documentos audiovisuales. Ahora en muchas televisiones prima el valor económico, pero no se olviden los responsables de que pasará el tiempo, los equipos, instalaciones y sistemas quedarán obsoletos y perderán valor, pero el trabajo que tan infravalorado es hoy, será el que más valor tenga entonces, y es que quien tiene un buen archivo tiene un tesoro, aunque para cuando se den cuenta igual lo han perdido…

Inviertan en documentalistas, es una buena inversión que a la larga da sus frutos.

El español empeñado en quemar parte de la historia reciente de Chile

(Este post fue originalmente publicado el 16 de marzo de 2012)

Ayer di con una noticia que me resultó bastante curiosa. Rebuscando un poquito más descubrí que lo que a mi me había parecido curioso en Chile era una noticia muy comentada, incluso estaba levantando ampollas. El protagonista de la noticia es un español y lo extraño es lo poco que se ha hablado de este asunto hasta ahora aquí en España.

Para empezar hay que decir que el protagonista es Miguel Herberg, un cineasta español que rodó parte de la historia de Chile durante una de las épocas más oscuras del país sudamericano, los orígenes del golpe de estado y primeros años de la dictadura de Augusto Pinochet. El material grabado en concreto abarca los años de 1972 a 1974 y parece ser que según el propio autor tienen un valor histórico incalculable, sobre todo para Chile.

Hace unos días Miguel Herberg concedió una entrevista para TVE sobre el material que rodó en aquel país, mostrando toda la crudeza de las prisiones y campos de prisioneros de Chacabuco y Pisagua en el que fueron torturadas cientos de personas algunas incluso terminaron asesinadas.

Pero la noticia no es la existencia de ese material sino que Miguel Herberg ha decidido quemar las copias de ese material y enterrar los originales como protesta por la falta de interés de Chile y de instituciones de Europa por su material. Según el propio Miguel Herberg el día 23 de marzo, en la Universidad de Salamanca se realizará una exposición de su obra y una proyección de parte de sus grabaciones y después en ese mismo acto se quemará. Al día siguiente se enterrarán los originales en el Cementerio del Arte de Morille. Todo está explicado en su propio blog

Semejante arrebato me recuerda a la escena del protagonista de “The Artist” cuando quema sus películas (por cierto creo que siendo de nitrato el protagonista no habría salido vivo porque es mucho más inflamable que lo que aparece en la peli, tirando más a lo que se vió en “Malditos Bastardos”).

Ante tal anuncio se han producido varios cruces de acusaciones un poco extrañas:

Desde Chile se aseguran que el material pertenece a los directores de cine Walter Heynowski y Gerhard Scheumann, cuyo cámara fue Peter Hellmich y que Miguel Herberg solo fue un simple traductor, para el documental “Yo fui, yo soy, yo seré”, y aseguran que el mismo se encuentran en diversos archivos en Chile y en Alemania, entre los cuales está la Cineteca Nacional, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y el Goethe Institut.
Es más parece ser que hace unos años hubo un juicio en Roma por la autoría de dicho material…
Incluso la directora de la cinemateca del Goethe Institut de Santiago de Chile, Isabel Mardones ha escrito una carta a modo de comunicado sobre esta polémica

Por su parte Miguel Herberg asegura que el documental “Yo fui, yo soy, yo seré” es solo una parte del material que el grabó por lo que mantiene muchas imágenes en “bruto” que son las que amenaza con enterrar por falta de interés de filmotecas en su archivo.

Por lo que yo siempre he sabido cualquier filmoteca estaría encantada de aumentar sus fondos y más si tienen un valor histórico como el que se supone que está en manos de Miguel Herberg. De ser cierto lo que dice este hombre (al que en Chile algunos medios califican de viejo loco) sería una aberración destruir ese material simplemente porque sus peticiones no sean atendidas.

Quizá sea una manera de llamar la atención creando polémica. Veremos en que termina esto… pero enterrar documentos y filmaciones no es la mejor forma de conservar ese material para el futuro.