Los “Docuzombis”

(Este post fue publicado originalmente el 12 de noviembre de 2011)

Lo reconozco he sido un “docuzombi”, pero antes de contaros como llegué a convertirme en eso tengo que pedir disculpas. Llevo mucho tiempo sin escribir y si bien es cierto que he estado de vacaciones, no han sido tan largas como para dejar esto abandonado. Se me han escapado ideas a raudales, pero si no tienes el día, como que el teclado se te atraganta.

Han pasado tres meses desde el último post, pero parece que nada ha cambiado: Grecia, crisis de deuda, puntos básicos, paro, Neymar…
Estoy harto de escuchar la palabra crisis (y no digamos de escribirla al minutar). Son ya 3 años con la palabra en la boca y lo peor es que no tiene pinta de remitir, a ver si ya tocamos el suelo. Seguro que el golpe va a doler mucho y deseo que la caída no sea de cabeza; si caes de culo duele pero si caes de cabeza igual ahí te quedas…

¿Cómo podemos afrontar esta situación? En mi opinión, transformándonos, como hace la energía que ni se crea ni se destruye. Si las cosas no van bien hay que reciclarse para escapar de la destrucción. En el mundo de la documentación sucede lo mismo, la crisis no es amiga de la cultura y siempre que llega se ceban con archivos, bibliotecas y centros de documentación. Es una pena pero es un hecho contrastado.

Esa situación de crisis genera “docuzombis”. Yo mismo lo fui y aunque no me comí ningún cerebro (no lo descarto en el futuro), mis andares por la vida laboral fueron similares a los de los muertos vivientes. Un “docuzombi” es un documentalista que va dando tumbos y arrastrándose de un trabajo a otro, no porque no le guste o sea un culo de mal asiento sino porque la precariedad y la temporalidad del empleo le obligan a hacerlo.
Mi curriculum da fe de lo que acabo de contar y pese a lo duro que puede llegar a ser un “docuzombi” lo cierto es que en todos y cada uno de los trabajos aprendí algo (uno puede pasar desde estar en una bibliopiscina, a estar en otra piscina pero esta vez con Paula Vázquez, pero eso es otra historia…) y gracias a eso me transformé en “Bibliocosa”.

En unos días os cuento lo que es la “Bibliocosa” de momento arriba os dejo el vídeo que demuestra porque los zombis de verdad eligen las bibliotecas para alimentarse. Dicen que es a donde acuden los cerebros de más calidad…

PD No me he vuelto loco, es que he tenido el día friki.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s