Los archivos, enemigos de los mentirosos

(Este post fue originalmente publicado el 7 de junio de 2012)

Los medios de comunicación tienen últimamente sus archivos y hemerotecas a pleno rendimiento. Debido a la agitación política de los últimos años por la crisis económica, se ha potenciado el uso de este tipo de archivos como arma política. Son una fuente de información que sirve para complementar y contrastar otras noticias que surgen en el día a día.

Mi padre siempre ha dicho que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, y yo lo confirmo y además añado que el mejor medio para descubrir a un mentiroso es recordarle sus declaraciones o sus actos. Pero no quiero enfangarme en el lodo de mierda en el que se bañan a diario nuestros políticos de uno y otro lado, eso me es indiferente, todos mienten en mayor o menor medida y el que demuestre lo contrario que levante la mano.

No seré yo el que descubra el valor de los archivos de los medios de comunicación, aunque parece que en muchos casos habría que recordar a los usuarios que si ese archivo existe y los documentos se localizan no es por obra del Espíritu Santo o de los que se encomiendan a San Google. Detrás de un archivo hay un trabajo, mucho trabajo de varias personas, un trabajo que desgraciadamente desde mi punto de vista está infravalorado y en lo que respecta a España, cada vez más.

En fin, yo quería centrarme en el valor que tienen las imágenes de un archivo audiovisual. Uno de los primeros en darse cuenta de ello fue el polaco Boleslaw Matuszewski y todo gracias a una grabación suya en Rusia. Boleslaw Matuszewski trabajó como camarógrafo para los hermanos Lumiere y filmó importantes actos como la coronación del Zar Nicolás II.
Si hay un hecho que cambió el concepto del valor de la documentación audiovisual fue una grabación que sirvió para desmentir una acusación que suponía un incidente internacional entre dos naciones. Boleslaw Matuszewski, filmó en 1897 la visita de Félix Faure, Presidente de Francia a San Petersburgo durante un viaje oficial a Rusia. A los pocos días de esta visita, el canciller alemán Otto von Bismarck acusó a Félix Faure de no haberse descubierto la cabeza ante la bandera de Rusia al desembarcar en San Petersburgo, lo cual en aquella época era considerado como una grave ofensa. Pues bien, gracias al documento audiovisual grabado por Boleslaw Matuszewski se pudo demostrar que Bismarck mentía y se evitó un incidente internacional que tenía mala pinta…

Fue en ese momento cuando se empezó a plantear el valor histórico de la documentación audiovisual. En 1898 Boleslaw escribió “Une nouvelle source de l’histoire” donde ponía de manifiesto la necesidad de preservación de este tipo de documentos y la creación de archivos nacionales que custodiasen y conservasen ese tipo de material.

Este es sólo uno de los ejemplos, de los primeros y más importantes del valor histórico de los documentos audiovisuales. Ahora en muchas televisiones prima el valor económico, pero no se olviden los responsables de que pasará el tiempo, los equipos, instalaciones y sistemas quedarán obsoletos y perderán valor, pero el trabajo que tan infravalorado es hoy, será el que más valor tenga entonces, y es que quien tiene un buen archivo tiene un tesoro, aunque para cuando se den cuenta igual lo han perdido…

Inviertan en documentalistas, es una buena inversión que a la larga da sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s