¿Memoria de pez o de elefante?

(Este post se publicó originalmente el 6 de junio de 2008)

Siempre he reconocido tener una memoria de pez que ocasionalmente me juega malas pasadas, pero leyendo, hace poco descubrí, que la memoria del pez no es tan pequeña. Según un estudio de la Universidad de Padua los peces de la especie Gambusia Holbrooki, unos peces de tamaño pequeño pueden contar hasta cuatro.

No hacen falta tantos estudios para demostrar que los peces son más inteligentes de lo que pensamos. Dean Pomerleau en Los Ángeles ha creado la primera escuela para peces. En The Fish School, los peces son entrenados, llegando a ser capaces de realizar diferentes actividades. La escuela ha tenido tanto éxito, que incluso uno de sus peces “Albert Einstein” ha sido protagonista de uno de los anuncios del desodorante AXE, finalista al mejor anuncio publicitario 2007 en el Festival de Cannes. En su web tiene vídeos de los entrenamientos y una cámara web en la que se pueden seguir en directo la evolución de los pequeños alumnos.

Puede parecer extraño, pero en el National Elephant Institute de Tailandia, los elefantes llevan una vida de retiro o jubilación después de muchos años trabajando. Allí, aprenden a hacer cosas tan sorprendentes como tocar instrumentos musicales o pintar. Si te encariñas mucho de alguno puedes incluso adoptarlo y fardar de trompa…

Una muestra más de la inteligencia animal y su capacidad de adaptarse al medio, la tenemos en nuestros parientes los simios. Hace unas semanas se obtuvieron varias fotografías en la isla de Kaja (Borneo) de un orangután pescando utilizando una rama como arpón. Vamos, lo mismo que nosotros en la prehistoria.

Mi memoria de pez comenzó a desarrollarse en la escuela. La “Señorita Conchita” nos hacía recitar de carrerilla las comunidades autónomas y sus provincias, además de los sistemas montañosos y los ríos de cada una de las vertientes de la península Ibérica. Un fallo no suponía nada, dos, era para mosquearse y tres o más podían suponer un capón, si la profesora pensaba (y con razón) que no habías estudiado. Aún recuerdo ese anillo que tenía en la mano derecha….

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s