Ir a por lana y salir trasquilado

(Este post fue publicado originalmente en abril de 2009)

Según todos los informes de la Policía , el aumento de la delincuencia está relacionado con la crisis económica. A mayor crisis, mayor delincuencia. Ahora mismo podría ponerme a contar los innumerables casos de ladrones patosos, aquellos que acabaron siendo víctimas de sus propios actos, pero por su impacto me centraré en el último del que se ha hecho eco la revista Life.ru

Los hechos sucedieron en la población rusa de Kaluga. La mañana del 14 de marzo, Víctor, un pequeño delincuente de 32 años, decidió dar un pequeño golpe a una peluquería. Entró pistola en mano y amedrentó a todos los que estaban allí en ese momento. Olga, una joven de 28 años, era la empleada de la peluquería y lo que no sabía el ladrón es que la chica sabía bastante de artes marciales. En el momento en que le entregaba el dinero, la peluquera con unos rápidos movimientos dejó KO al caco, lo amordazó con el cable de un secador y lo encerró en el sótano del local.

Los clientes felicitaron a Olga por su acción. Ella aseguró que la policía llegaría a buscarlo, pero tras terminar la jornada allí no apareció nadie.

La peluquera decidió entonces dar un escarmiento al maleante. Bajó al sótano y obligó a Víktor a desnudarse. No contenta con esto le, puso unas esposas con terciopelo rosa, las amarró a un radiador y le obligó a tomarse una pastilla de Viagra…

Las siguientes 48 horas según Víktor fueron terribles. La peluquera abusó de él numerosas veces, bajo la amenaza de denunciar el robo a la policía si no accedía a todo lo que ella quería.
Tras dos largos días Olga le regaló unos pantalones nuevos, 1.000 rublos y le dejó marchar.

Lo primero que hizo Víktor fue acudir a un hospital. Al parecer, tenía lesiones en los genitales… después se presentó en una comisaría para denunciar a Olga por abuso sexual.

Cuando la policía llegó a detener a la peluquera ella les contestó: “Menudo idiota. Si, lo hicimos varias veces, pero le compré un par de pantalones, lo alimenté, le di de beber e incluso algo de dinero cuando lo liberé”.

Olga denunció el intento de robo de Víktor y ahora la policía rusa no sabe que hacer, si detener al ladrón o a la peluquera.

Si esto lo hacen en Rusia ahora, no sé de lo que serán capaces en cuanto dejen de comer jamón español…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s