Hasta que la muerte nos separe

(Este post se publicó originalmente el 20 de febrero de 2009)

Ha pasado ya media semana desde que se celebró San Valentín, festividad elogiada por unos, odiada por otros y esperada por muchos comercios. Fecha sin igual para parejas de enamorados, sobre todo para primerizos…

En la redacción había opiniones de todos los gustos para tan señalado día. Los solteros y solteras tenían sentimientos encontrados, entre la añoranza y el hastío de ver enamorados besuqueándose y paseando cogidos de la mano. Algunos habían decidido cancelar el sábado su agenda social, para evitar encontrarse con la oleada de arrumacos y la pesadilla de poder caminar por las calles o el metro esquivando a gente paseando de dos en dos. Otros más positivos lo tenían todo planeado, esa noche iban a salir a darlo todo, engalanados y preparados para la caza.

Entre los positivos alguien afirmó que era la mejor noche para ligar, porque muchos/as en estas fechas ven que se les pasa el arroz y van a la desesperada. Apoyo esa versión además de apuntar que esa noche en los bares y garitos se separa el trigo de la paja, libre de errores y confusiones muchos van a quemar todos los cartuchos.

A la sombra de esa necesidad conyugal afloran por doquier las redes de contactos para buscar pareja, la última en aparecer, ha iniciado precisamente su actividad en San Valentín, y se llama Till-Death-Do-Us-Part.com que en castellano quiere decir algo así como “hasta que la muerte nos separe”. No pudieron elegir mejor nombre. Este lugar ha sido creado para personas que están en el momento más difícil de sus vidas, pero pese a ello no han cerrado sus puertas al amor ni a encontrar a esa persona especial que llene su corazón de amor, cariño, compresión y ternura. Los requisitos para formar parte de esta red de contactos es ser enfermo terminal, si como estáis leyendo, hay que estar muriéndose para formar parte del catálogo, es algo macabro pero cierto.

Hace poco más de dos años Roger Atkins un pescador inglés muy endeudado debió de pensar que en vez de enfermedad terminal, él lo que iba a estar es muerto. Atkins publicó en un periódico su propio obituario, pretendía así evadir al fisco una deuda de más de un millón de libras, y es que en tiempos de crisis se agudiza el ingenio, claro que a este estafador le han caído 30 meses de cárcel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s