Demasiado pequeña para ti

(Este post se publicó originalmente el 22 de mayo de 2008)

Nadie te lo quiere decir, pero ha llegado el momento. Sabes que los días de sol y calor se aproximan, ya están aquí… Mira al futuro y olvídate de los complejos. En el fondo reconoces que antes o después, llegarás a casa, entrarás en tu habitación y lo encontrarás. Lleva allí mucho tiempo esperando y hoy has decidido hacerlo. Te desnudas, casi temblando, mirando de reojo al espejo y empiezas. Hay quien prefiere por arriba, (porque lo lleva mejor), otros directamente van al asunto y empiezan por abajo. No hay ningún estudio que explique este tipo de preferencias pero existen. Después, unos segundos de forcejeo, arriba, abajo, por un lado, por el otro… pero nada. Comienzan los gemidos, los sudores y cansada o cansado gritas: ¡¡¡No entra!!! o ¡¡¡Mierda, es demasiado pequeña!!!.

Tenías miedo a que eso ocurriera y precisamente es lo que ha sucedido: La ropa de verano que guardas en el armario ha encogido o las grasas acumuladas por tu cuerpo para aguantar el invierno se han solidificado y has cogido peso.
Entonces aparece la palabra maldita: En los escaparates de las farmacias, en los herbolarios, en las paradas de autobús, en el 90% de las revistas de los quioscos, en los anuncios de televisión… parece que todos quieren recordarte que tienes que hacer dieta.

Hasta hace poco, cada vez que oía la palabra dieta, la asociaba por error a vegetariano. Yo, que soy más de chuletón de ternera de Ávila o del tostón de Arévalo, imaginaba a los vegetarianos como personas paliduchas y extremadamente delgadas. No podía estar más equivocado.

Para todos a los que os preocupan esos kilos de más no os preocupéis, porque han llegado las gafas para hacer dieta. Los japoneses (¿Quién si no?) han creado unas gafas con lentes de color azul y de un sofisticado funcionamiento… sólo tienes que ponértelas antes de empezar a comer. El color azul, según un estudio, nos hace ver la comida menos apetitosa, y  por eso comeremos menos.

En 30 años las únicas dietas que he practicado son las obligadas por las sufridas gastroenteritis, pero si hay que elegir, me quedo con la dieta del cucurucho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s