Autopista hacia el cielo

(Este post fue publicado originalmente el 29 de abril de 2010)

Muchos de vosotros recordaréis aquel anuncio publicitario de una bebida isotónica protagonizado por la familia Adjetay. Esta familia trabaja en Ghana fabricando ataúdes por encargo de sus clientes. Sus peticiones son de lo más sorprendentes, pero no por ello los trabajos dejan de realizarse. Seguramente todo esto ya lo sabíais y no os estoy aportando nada nuevo, tranquilos, era sólo a modo de introducción, porque quería hablaros de los trabajadores de otros servicios funerarios, en concreto de la “Funeraria Marín” en Hato Rey, Puerto Rico. Sus empleados han dado un paso más en el negocio de la muerte.

Fue hace dos años cuando atendiendo a la última voluntad de Ángel Luis Pantojas Medina crearon el velatorio del que ha quedado para la posteridad como “El muerto Parao”.

Esta semana los empleados de la “Funeraria Marín” tuvieron un trabajo muy especial, un encargo de la familia de David Morales Colón, joven que murió asesinado durante un tiroteo el día 22 de abril.

La idea surgió de su tío José Torres que pensó en el mejor homenaje póstumo que podía hacer a su sobrino colocándole en el velatorio encima de su moto Honda CBR600 (Por cierto menuda la publicidad para Repsol). Y así han pasado a velarle amigos, familiares y curiosos.

Se me olvidaba que para los más curiosos existe otro caso sorprendente de “muerto parao”, es imprescindible ver la reacción de sus familiares al final del vídeo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s